2015/05/25

Grecia inicia la cuenta atrás con las arcas públicas vacías

  • El Gobierno reconoce que no tiene el dinero para afrontar el pago al FMI del 5 de junio

  • El ministro de Interior de Grecia, Nikos Voutsis.
    El ministro de Interior de Grecia, Nikos Voutsis. EFE
  • Grecia no puede esperar más. Sus arcas están vacías. La cuenta atrás para el Ejecutivo izquierdista dirigido por Alexis Tsipras ya tiene fecha límite: el 5 de junio. Atenas no podrá pagar sus deudas a partir de ese día, comenzando por un préstamo del Fondo Monetario Internacional (FMI) que vence el próximo mes, si no ha llegado antes a un acuerdo con sus acreedores para el desbloqueo de, al menos, parte de los 7.200 millones de euros restantes de los pactos de rescate.
    "Los cuatro tramos del FMI de junio son de 1.600 millones de euros.Ese dinero no se pagará, porque no está", admitió ayer el ministro del Interior, Nikos Vutsis. El Gobierno heleno ha intentado mantenerse a flote en los últimos meses "exprimiendo sangre de la piedra" para conseguir liquidez, según admitió el ministro de Finanzas,Yanis Varufakis. Reclamó incluso el dinero de ayuntamientos, organismos públicos y embajadas, pero aparentemente no puede recaudar más. Sí podrá pagar las pensiones y salarios de mayo, según el portavoz del Gobierno, Gabriel Sakellaridis.
    Atenas deberá acelerar las negociaciones con sus acreedores en los próximos días. Sigue habiendo grandes diferencias en cuanto al sistema de pensiones y a la reforma del mercado laboral. Tsipras se niega a traspasar sus líneas rojas. No aceptará una bajada de pensiones o de salarios. El Gobierno espera, a pesar de las diferencias, poder cerrar pronto un acuerdo con las "instituciones" y así evitar mayores problemas: "estamos discutiendo, basándonos en nuestro optimismo contenido, que haya un acuerdo fuerte para que el país pueda respirar", comentó Vutsis en una entrevista a la cadenaMega TV. Cree que las negociaciones pueden llegar hasta finales de junio, o principios de julio.
    La inminencia de un posible impago de los vencimientos de deuda podría propiciar un acuerdo en dos fases. Parte del dinero sería desbloqueado en la primera de ellas a cambio de algunas reformas, como un incremento de impuestos. En la segunda se discutirían los cambios en pensiones y en materia laboral, según el diario helenoKathimerini.
    Tsipras vería así truncado su deseo de alcanzar un "acuerdo amplio" para conseguir la mayor parte del dinero. El primer ministro se enfrentó este fin de semana a las críticas del ala más izquierdista de su partido, dirigida por el ministro de Energía, Panayiotis Lafazanis, en el contexto de la reunión del comité central del partido. Habrían pedido el impago de la deuda a los acreedores si no se llega a un "acuerdo honorable".
    Parece haber especial desilusión por el cambio de postura del Gobierno a retirar un controvertido impuesto a la propiedad, así como a subir el salario mínimo a 751 euros. Atenas sigue decidida a tomar ambas medidas, pero podría retrasarse meses, o incluso años. Sakellaridis ya ha sugerido que el mandato ofrecido a Syriza dura cuatro años.
  • http://www.elmundo.es/